Select Page

Libro: AHORA O NUNCA -Las 5 claves para triunfar en tu carrera profesional

Autora: Arancha Ruíz

La peor de las decisiones, de la que uno más se arrepiente, es la que no se toma. Porque al decidir asumimos el control sobre la propia vida. Participamos. Nos involucramos emocionalmente y podemos sentir la alegría, el amor, el dolor y la ira. Sentir es vivir. Participar es vivir. Decidir es vivir.

¿En qué se parecen las trayectorias exitosas? En que están sustentadas sobre dos factores: provocar oportunidades de calidad y aprovecharlas.

Haciendo nada es difícil que te pase algo. La cuestión es, como dijo Jean Paul Sartre, qué se hace con lo que se tiene. Sin determinación para crear oportunidades, las personas son arrastradas por la inercia de su torrente. Hasta que un día se vuelven como ella, corrientes.

El modo de dar una vez en el clavo es dar cien veces en la herradura –Miguel de Unamuno-.

Las 3 HABILIDADES imprescindibles para el profesional del siglo XXI que ayudan a crear oportunidades de calidad:

            –Aprender de forma constante.

            -Tejer una red de colaboradores.

            -Perseverantes.

Los 5 FRENOS:

            -La inseguridad, no creerse, aunque se esté, suficientemente preparado.

            -La desubicación, dudar si es el camino profesional correcto.

            -La dispersión, caer en la mediocridad por intentar llegar a todo.

            -La desconexión, carecer de los aliados necesarios.

            -La contención, no aprovechar la oportunidad cuando se presenta.

El héroe es humano, imperfecto. El héroe no es aquel que no tiene dudas o carece de imperfecciones, sino el que las vence.

Cuando una persona ocupa una posición por debajo de sus capacidades durante demasiado tiempo, corre el riesgo de caer en la mediocridad o, lo que es peor, en la autocomplacencia, descuidar su formación, despreciar la colaboración y volverse inconsistente.

Créete el valor de lo que haces, en el beneficio que aportas. Ser directiva es una actitud, no un título que aparece en la tarjeta. La mejor manera de llegar a ser algo es hacerlo.

Haz caso a tu instinto. Desobedece si es necesario.

La intuición es el mejor indicador de que la información, el aliado, la obediencia o incluso la imitación de lo que hacen otros no te llevan por el mejor camino. El instinto, la intuición, el dolor de estómago o el insomnio son signos de que una voz en tu interior te pide que te cuestiones si estás en el sitio adecuado. La intuición avisa del cambio de temperatura. Del posible falso positivo o negativo.

You may miss the opportunity, but you may not miss the lesson –Dalai Lama-.

La carrera profesional no es un destino, es un camino. Un camino que conduce hacia los sueños y que, aunque está lleno de sacrificios, es preferible vivirlo que perdérselo

El miedo a lo desconocido genera ansiedad. La mejor manera de vencerlo es concretar los riesgos. Al visualizarse en el peor escenario, se pueden sopesar mejor los peligros y beneficios, y uno siente que controla mucho más los factores de riesgo y que sabe cómo superarlos y tomar la mejor decisión.

Si quieres saber de verdad dónde está el corazón de las empresas, busca dónde ponen sus líderes el dinero y a sus mejores profesionales.

El síndrome de la alta exposición o síndrome de LA AMAPOLA ALTA –tall poppy syndrome– la tendencia de algunas organizaciones y líderes de eliminar o anular a las personas que destacan por encima del resto. Personas que son odiadas, criticadas y atacadas por sus propios colegas, equipos y jefes. Esto hace que las que tienen un talento especial y diferente huyan de estos entornos o, si no pueden, para sobrevivir los contengan, los oculten y se integren en la homogeneidad y la indiferencia.

Cuando uno ya sabe cuál es su posición, que tiene y qué le falta, entonces puede decidir si actuar con determinación en la dirección que le conduce a sus sueños.

Aceptar un compromiso no basta para que personas manipuladoras se apropien de tu libre albedrío.

Los profesionales se sienten realizados cuando su actividad les aporta autonomía, complejidad creciente y una recompensa proporcional al esfuerzo que realizan. Esta recompensa podía dividirse, a su vez, en tres elementos, reconocimiento (orgullo interno o aplauso externo), dinero y poder.

Cuando una persona –y no una máquina- ocupa un puesto es porque relacionarse con otros es crítico para esa función.

Las personas en las organizaciones sirven para colaborar las unas con las otras y cada vez tiene menos importancia la capacidad intelectual que la relacional. Ser brillante es darse cuenta de lo que falta y tener la humildad para reconocerlo y aprenderlo.

De la red nace la fuerza y la determinación para crecer como profesional, y el bienestar y la felicidad personal.

La marca personal sirve para generar una confianza en los demás sobre la capacidad, la idoneidad, el foco y las alianzas de esa persona y que su petición sea percibida como pertinente, imprescindible y beneficiosa para todos.

Los mensajes han de ser sencillos, concretos, creíbles, emocionales e inesperados.

Porque la oportunidad que se pierde, desaparece.

En este tercer libro de Arancha Ruíz, encontramos muchos aprendizajes aplicables al sector inmobiliario en el aspecto principalmente de cómo liderar un equipo, que cada vez más, tiende a ser autónomo, es clave saber delegar del mismo modo que hacer participe al equipo de los logros de la compañía ofreciendo una recompensa basada en el reconocimiento, dinero y poder. El aprendizaje continuo es fundamental en cualquier sector, en el caso del inmobiliario, todo aquello que hoy sea susceptible de digitalizar -captación de clientes compradores/vendedores, las firmas de documentos privados, la actualización e información continua a nuestros clientes sobre los avances desarrollados comercialmente en sus propiedades- son aprendizajes que hoy más que nunca se hacen indispensables. Del mismo modo, tejer esa red de colaboradores se hace necesaria, a nivel online y offlline, entendiendo que uno mismo no puede llegar a todos los clientes, la colaboración profesional es necesaria para la consecución del éxito en el sector, del reconocimiento y para aumentar la cuota de mercado. Todas estas recetas que Arancha nos cuenta en su libro, tienen que estar envueltas por la perseverancia, sin ella no podremos alcanzar nuestras metas.